6.11.2011

3 comentarios:

alizia dijo...

Hay una costa en alguna parte del mundo donde un hombre toma la mano de una mujer, sin buscar nada más que toda una vida. Los rodea un viento tranquilo con sabor a fresacanela y aroma a pasado. La ráfaga atrae a ellos temblores, felicidad y el tranquilo vals del descanso. Todo vuela entre corrientes de aire hasta un mar de estrellas que comenzará por elevar. Corazones que habitan a la orilla de la tierra…
dos corazones durmiendo en la misma cama, sintiendo y latiendo.

alizia
pistolera de sangre caliente...

criss dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
criss dijo...

imagen más hermosa que tienes aqui