3.31.2009

(...de las cartas de Lidia II.)
Las patas flacas, la brújula descompuesta y un ojo vencido por el tiempo.
Tienes las manos temblorosas, la barba demás, la casa revuelta y un tiempo sin medida.
No cae sobre tu frente el flequillo ni vistes playeras entalladas ni la ropa interior por fuera. Te ha dado por hacer buenas acciones con la madre naturaleza, salvando peces tras un temblor. Procuras tortugas, haces charla con indigentes, les mientas la madre, les das la mano, algunos centavos para sus vicios y tomas a cambio una postal para esa galería inmensa que es tu pc.

Eres un pájaro. Vuelas, sobrevuelas y al final del día sólo lo haces en círculos. Esta ciudad jaula te está castrando. Y sin embargo, esa capacidad de teletransporte te acerca tanto a los tuyos, a lo tuyo, sin que nadie se de cuenta. Estás aquí pero allá o viceversa. Hay días en que sencillamente eres omnipresente.

Para vos, todo es sujeto de rescate, merece la pena que tus ojos lo marquen con la huella del papel fotográfico.
Eres el súper héroe de lo cotidiano y no te quieres dar cuenta.
Yo, soy un simple espectador.

4 comentarios:

Signo de la Espada dijo...

HOla, ya tenía rato que no me daba una vuelta por aquí.

Casi no podía leer lo que escribiste, porque estoy medio ciego y la letra está muy pequeña, jeje.

Saludos, maravilloso post

Lidia Laflor dijo...

A veces, en los momentos en que todo se me revuelve en la cabezota, me da por pensar qué diablos hago tan lejos...y recuerdo que este par de alas no me las prestaste para tenerlas empolvándose.

Gracias una vez más.
Un abrazo enorme para mi súper héroe favorito.

Anónimo dijo...

hola ariel muchas felisidades por tu trabajo eres una persona muy espesial meda mucha ternura y alegria que queden personas como tu felisidades y no cambies

DT dijo...

Hay cosas que he tomado de aquí desde hace un tiempo (no sé cuánto, sólo sé que así se llama), y eh... no digo mucho, pero eso de ser zopilote sobre uno mismo, bueno, me pareció una mejor asincerada que la misma fotografía.
Me agrada pasar por aquí de vez en cuando, ver a uno que otro Cristo, personas errantes que admiro, personas que saben lo que hacen... pero sí, me agrada más leer esta clase de escritos en esta clase de lugares de tu clase de sentir (me refiero a la categoría Ariel Silva si es que es cierto que somos únicos).